Ella no sabe que la puse en «see first» en Facebook. 
El no sabe que yo pienso en verlo aunque sea una vez en la vida, comprando pan, o haciendo trámites por el centro como en las publicidades que se encuentran y todo es perfecto, saber qué otra persona es hoy, porque yo ya fuí miles.
Ellos no saben que los amo en silencio por más que no se los diga lo sigo haciendo. 
Ella no sabe que es mi alma gemela y que siempre hay un mañana a su lado.
Ellos no saben que antes de las peleas me sentí agradecida por tenerlos presente, por ser justamente ellos, así como están en mi vida.
Aquel tampoco supo que sí hubiera habido chance, si habría sido más valiente.
Aquellos no saben que por más que los odié, hoy forman parte de mi historia.
El no sabe que no deja de transformarme, ¿qué mejor que eso?